La Importancia de Desintoxicar el Organismo

Generalmente, cuando nos sentimos sin energía o cansadas, el cuerpo requiere energía, como un auto requiere gasolina para ponerse en marcha. Hay que proveer al organismo de energía adecuada que nos mantenga activos todo el tiempo y esto sucede cuando provees al organismo de nutrientes y enzimas vivas.

¿A qué tóxicos estamos expuestos?

Vivimos el día a día rodeados de contaminación y continuamente entran sustancias tóxicas en nuestro organismo.

Los tóxicos se clasifican en 2 grupos:

1) Endógenos: Los fabrica el propio cuerpo. Por ejemplo, los compuestos generados durante el metabolismo celular que deberían eliminarse del organismo. Si la funcionalidad celular y nuestro metabolismo están alterados, la producción de estos deshechos se acelera y la capacidad de eliminarlos disminuye, incrementando la toxicidad del organismo en general.

2) Exógenos: Proceden del exterior del organismo, los encontramos en el aire, en los productos de limpieza, en las pinturas de las paredes, en los cosméticos, en el agua, la comida, los medicamentos, etc.

 

Una vez en contacto con el tóxico, ¿Qué sucede en nuestro organismo?

Las vías de entrada de los tóxicos exógenos pueden ser la piel, los pulmones o el intestino, son las primeras barreras que tenemos frente a estas sustancias nocivas y su estado determinará la entrada de tóxicos en el torrente sanguíneo.

Al traspasar una de estas barreras, el tóxico viaja a través de la sangre con el fin de ser metabolizado y finalmente eliminado. Para ello, el hígado es el órgano capaz de transformar estas sustancias en compuestos más solubles para ser eliminados a través de la orina, del sudor, del aire que expiramos, etc.

Si nuestro metabolismo no funciona correctamente, el hígado está cargado, la exposición a tóxicos es constante o el grado de estrés es elevado, la capacidad de nuestro cuerpo para deshacerse de todos estos tóxicos, tanto endógenos como exógenos, disminuye en gran medida.

Cuando no logramos eliminarlos, se acumulan en el organismo: En el espacio intercelular, en los tejidos conjuntivos, en las paredes arteriales, en el tejido graso, etc. Tanto es así, que una persona con sobrepeso u obesidad, está intoxicada.

Ésta acumulación genera una serie de desequilibrios y todos ellos están relacionados: daño celular, alteración del metabolismo celular, retención de líquido, acidificación del pH, procesos inflamatorios, disminución la capacidad de drenaje propia del cuerpo, sobrecarga linfática.

Además, se producen muchos síntomas: migrañas, pesadez, insomnio, carácter irascible e irritable, afecciones cutáneas (acné, dermatitis…), alergias, malas digestiones, obesidad, problemas circulatorios, entre otros.

Cuando decidas hacer una desintoxicación del organismo, no lo asumas como un fastidioso proceso, míralo mejor como el tiempo  en que limpiarás tu organismo y lo liberarás de toxinas que sólo te perjudican y que te impiden, entre otras cosas, bajar de peso y mantenerte saludable.

 

Fuente: http://www.danabross.com/post/65/la-importancia-de-desintoxicar-y-depurar-el-organismo-